4 de diciembre de 2009

PARA NUESTROS HIJOS

Este año mi espíritu navideño anda algo perdido. Aun no he comenzado a preparar nada para Navidad. No se que hacer para los regalos, no tengo diseñado el menú. Mi espíritu sufre amnesia. Todos anda preparando comidas y cenas y a mi no me apetece pensar. Hablo con J. para hacer algo pero no esta muy interesado, así que me he dedicado a hablar con P. que parece tener algo más de entusiasmo, por eso de los regalos. Miramos y remiramos catálogos, hacemos listas y mas listas de regalos, ponemos 40, quitamos 10, lo dejamos en 5 y añadimos un par de ellos….

Esta noche le voy a leer este cuento de Navidad, me ha parecido apropiado:

EL REGALO PERFECTO

¡Hola! Mi nombre es Daniel y te quiero contar mi historia.
Hace unas semanas, aprendí algo en la vida, que nunca podré olvidar. Tengo unos padres maravillosos, tres hermanos y un perrito. Vivo en una casa grande, con un jardín muy bonito. Un día, acompañé a mi mamá hacer unas compras y justo vi el carrito que tanto había soñado. Era de color rojo, con unas llantas muy grandes. Se usaba con control remoto y era el carro que hace tiempo quería que me compraran.Fui donde mi mamá y le dije que me lo comprara, a lo cual ella contestó que no, pues yo ya tenia muchos. Me puse a llorar y a gritarle a mi mama que era muy mala, y que si no me lo compraba yo no me iba del lugar. Pero en ese instante, vi a un niño de mi edad sin zapatos, sin ropa limpia, desgreñado que solo pedía que le dieran algo de comer. Le pregunte su nombre, y me dijo que se llamaba Manuel, que hacia dos días no comía nada y que no tenía padres. Me contó también que cuando llovía no tenía donde dormir ni con que abrigarse. Al escucharlo me percate por lo que yo lloraba: por un carrito más, mientras que Manuel lloraba de hambre. Desde ese día siempre me encuentro con Manuel para jugar en el parque. Me di cuenta que yo tenia padres, hermanos y un techo donde dormir, mientras que él, nada. Manuel me dio un regalo perfecto: me enseñó a valorar lo que yo tengo.Amiguitos: Lo material en esta vida no vale nada. Mientras que hacemos berrinches para que nos compren otro juguete mas, hay miles de niños que no tienen para comer. Démosle gracias a Dios por lo que tenemos.
Corinne Angel Toledo
Maestra de Inglés
Panamá

4 comentarios:

moramargaritaster dijo...

Es un gran cuento de navidad que no sólo es para los niños.

Magda dijo...

No sé si es cuento o una historia real, pero lamentablemente, creo que hay muchos Manuel en el mundo. Yo toco el tema de los niños saharauis, que son los Manueles africanos (entre otros) y te aseguro que son como los del cuento, solo lloran por comida.
Por otro lado, yo estoy igual que tu, ni he arreglado la casa ni se que vamos a comer. Bueno aún quedan dias.

gem dijo...

Cuanta enseñanza verdad????????y es tan real, ojalá en estas fechas en las que todos somos sencibilizamos podamos actuar como este niño. Cariños y pasá por mi blog a retirar un regalito prenavidad.te va a gustar es en punto cruz
ahhh quiero hacer cuisine de familie.... cariños.
gem

natalia carlota vallejos dijo...

me parece una bella historia que enseña a valorar lo que tenemos y es bueno que los niños se den cuenta de que todo tiene un precio en esta vida. Creo que vivimos tiempos difíciles que nos sacan las ganas hasta de crear, estamos iguales yo busco inspiración en uds. las mas expertas así que ponte las pilas amiga y "avanti" que te seguimos muchas!