17 de junio de 2009

UNO DE CADA CINCO

Ayer mientras volvía en metro haciendo un sudoku, en el asiento de enfrente, un hombre de unos cuarenta y tantos, teléfono en mano, gesto triste en su cara, la mirada apagada y ojos enrojecidos, hablaba con su mujer. Le estaba explicando como a primera hora de la tarde , después de tomar un café, su director le había citado en el despacho , amablemente y muy agradecido por los 25 años entregados a la empresa, le había despedido, así sin más, una liquidación por los años entregados, visita al paro y a casa.

Yo estaba escuchando mientras me distraía con los números. Al oír “” me han despedido””, levante lentamente la cabeza y le mire a los ojos. Dos lagrimas caían y su voz era muy apagada, al otro lado de la línea su mujer le tranquilizada – creo yo, porque el asentía con la cabeza ligeramente ladeada hacia la ventana- Me pareció tremendo, mis ojos se empezaron a poner vidriosos y por un momento me pregunte: ¿Trabaja su mujer?, ¿Tiene hijos?, ¿Cuántos?, ¿Hipoteca?...

Esa amenaza de la crisis, el paro y los informativos se había situado muy cerca, aunque no nos conocíamos de nada al cruzar las miradas lo dijimos todo y cuando llegue a mi estación, al levantarme, le toque el hombro y le dije: Lo siento, espero que tengas suerte. El afirmo con un gesto de cabeza y se volvió hacia la ventana.

Triste, pero muy real, no pensaba que 10 minutos de viaje pudieran ser tan desagrables e intensos a la vez.

8 comentarios:

Carme dijo...

Que viaje mas triste tuviste y que lastima lo que esta pasando con la crisis y los despidos masivos.
Yo tambien me pregunto con cuanta gente me abre cruzado o sentado en el bus en la misma situacion de ese señor, es una pena.

Ojala se arregle pronto esto.

Besitoss !!!!

magdacosiendoycocinando.blogspot.com dijo...

Es lo que nos está tocando vivir en estos dias, de los amigos que tengo más cerca, el que no está en paro está haciendo reducción de jornada. Los que teneos trabajo hemos de dar gracias todos los dias
Un saludo. Y ánimo, que esto ha de pasar.

henriar dijo...

Dios , es muy triste y muy conmovedor, me hiciste recordar a mi padre, cuando era pequeña no me daba cuenta de todo lo que tenía que hacer para tener ese plato de comida en la mesa una vez ya mayor supe de su gran sacrificio y me di cuenta de las veces que debe de haber estado desesperado como ese hombre, ahora yo soy profesional todo gracias a él y a su gran sacrificio, el siempre decia Dios aprieta pero no ahorca,`solo pensar asi con ese hombre y pedir que pronto encuentre una solución.

sonia dijo...

las crisis son en realidad un signo de cambios se los digo yo que en Argentina vivimos de crisis en crisis, pero siempre aprendemos algo y la seguimos peleando es muy triste no poder pagar lo mas basico, pero algo que aprendi de las crisis es que solo se soluciona trabajando mas que antes y habriendo la cabeza, no agobiarse porque siempre mientras tengamos salud vamos a poder salir adelante un beso

Paqui dijo...

Jooo que pena, a mi también se me han llenado los ojos de lagrimas, y lo peor es que cada vez el cerco se va cerrando más y empezamos a conocer a gente en ese mal trago.

Un beso
Maripaky

Barbara dijo...

Pobre hombre, la verdad es que cada vez hay más personas en esta lamentable situación.
Yo por desgracia lo tengo en mi familia, la empresa donde trabajaba mi prima (embarazada) y su marido, quebró, asi q ahora están con una niña y los dos en el paro, y tengo una amiga en la misma situación que acaba de dar a luz ahora...

Lo peor del paro es que hay gente de determinada edad, que lamentablemente van a tener complicaciones para encontrar trabajo.
OJALA SE ARREGLE TODO PARA TODOS!

un beso fuerte

lucy.oh dijo...

que te puedo decir NANA aca a Dios gracias mis hijos tienen trabajo pero tanbien pasamos las de cain cuando no encontraban trabajo, ojala todos superemos estos malos momentos,a veces uno tiene que dar fortaleza a los esposos ,hijos-as a la familia y nosotras las AMAS DE CASA que hacemos milagros con los gastos espero todo se solucione pronto....,saludos nana.

Abuela Creativa dijo...

Qué trmenda experiencia! Quedarse sin trabajo es de las peores cosas que pueden pasar.Porque a nadie le interesa los compromisos que tienes,cuando y cómo vas a poder cumplir y cuando hay una familia detrás el horror es peor.Lo bueno es que pudiste hablarle. Tal vez tus palabras le hayan dado fuerza y esperanza. y lo peor es la eda, es cierto porque después de los 40, en este mundo estás muerta y enterrada , no cuenta la experiencia, ni los títulos que tengas. Hay que recambiar los caballos y a los viejos o casi al matadero.