5 de noviembre de 2009

MI HIJO

En la cena mi hijo me conto que a veces le pinchaba la rodilla, – son crecederas – le conteste. Pero mama, replico, si fuera que estoy creciendo me deberían de doler siempre, no ves que ahora estoy en la infancia, etapa en la que mas crecemos (acababa de tener examen de “cono” y esto entraba).
Ayer por la mañana se planta en medio del pasillo y con una mirada ingenua dijo: creo que es verdad que he crecido, pero solo de una rodilla, mira, ves, estoy un poco inclinado hacia este lado. ¿Verdad? A penas pude contener la risa y le achuche un poco. Bendita ingenuidad.

6 comentarios:

Andrea dijo...

Jajaja!! son divinos esos peques!! :) y sabes que mi nena tiene 7 años y también se queja de que le duele atrás de la rodilla y a veces de una pierna y otras de la otra, pero sin dudas! esas crecederas son molestas!!
Besos!

Maite dijo...

Que majo! el mío todavía no habla pero estoy deseando porque tienen cada salida...
Saludos

VANE dijo...

ja ja
es muy gracioso!!

Artemaniacas Maria y Maria dijo...

jajaj me mori de amor con ese comentario, que bonito.Maria

Lludria dijo...

jajaja si es que son... El mío, el mayor, tuvo muchos dolores de crecimiento; en cambio el pequeño, estiró como el chicle -y aún no ha terminado- sin enterarse y el mayor decía: ¡Jo, no es justo! ¡A él no le duele nada, dice que está cansado, se acuesta a dormir un montón de horas y cuando se vuelve a levantar, hay que mirar hacia arriba! ¡Ais, mi pobre Calimerito con "no es justo"! (^^) Claro que el pobre... tenía razón.
Disfrútalo, Nana... ¡Crecen tan rápido! Besicos y ¡Feliz finde!

el costurero de elsicat dijo...

Ahhh!¡Qué dulce inocencia!!!!! Disfrutalo mucho!!!!
Cariños