10 de noviembre de 2012

UN REPORTAJE HUMANO: IKEA


                          Impresionante y triste lo de IKEA y estupendo el artículo de Angeles Caso.


El  articulo que vais a leer es un reportaje periodístico humano, impresionante, triste, realista, de gran dramatismo, pero necesario. Desde, este mi blog quiero aportar, contribuir y agradecer a Angeles Caso a quien admiro y escucho a diario su trabajo.      Cocinera, ¡échanos más macarrones, que tenemos hambre!-, aullaban los chavales.
- Hágales caso. Ellos tienen hambre... y yo no tengo más dinero-, terció la mujer.
La cocinera se conmovió ante la escena. Así que, disimuladamente, sirvió un cacito extra a cada niño. «Eso sí, la madre se quedó sin cenar», recuerda.
La cafetería de Puri, como la de las 18 tiendas de Ikea en España, lleva meses a reventar.

Perritos a 50 céntimos, albóndigas a un euro... Personas en apuros recurren a las ofertas de Ikea para comer caliente. Un cliente: «Quien pasa hambre es porque quiere»

 -La mujer se plantó ante el mostrador de Puri, en la cafetería del Ikea de Murcia, al caer la tarde. En una mano llevaba un billete de cinco euros; en la otra, un repóquer de niños hambrientos. Pidió cinco menús infantiles: pasta, yogur y zumo a un euro por cabeza.

 - Cocinera, ¡échanos más macarrones, que tenemos hambre!-, aullaban los chavales.

 - Hágales caso. Ellos tienen hambre... y yo no tengo más dinero-, terció la mujer.

 La cocinera se conmovió ante la escena. Así que, disimuladamente, sirvió un cacito extra a cada niño. «Eso sí, la madre se quedó sin cenar», recuerda.

 La cafetería de Puri, como la de las 18 tiendas de Ikea en España, lleva meses a reventar. Y no sólo de clientes que toman un tentempié mientras amueblan la casa. También hay personas en apuros económicos que combaten el hambre con las ofertas de la empresa sueca. «Desde que empezó la crisis, esto es el no parar», resopla la cocinera.

 En Ikea se puede comer todo un día por sólo tres euros. De desayuno, café y un bollo: 50 céntimos. De comida, un menú infantil: un euro. De merienda, un perrito caliente: medio euro. Y, de cena, diez albóndigas con puré de patatas y salsa de arándanos: otro euro. Más barato que cocinar en casa.

 De ahí que hayan surgido auténticos expertos en exprimir estas ofertas. Como Israel, de 36 años, y Cecilia, de 28, que visitan dos veces a la semana el Ikea de Alcorcón (Madrid), a los que hoy se ha unido la madre de ella, María Luisa. Por sólo 5,80 euros, cenan los tres: dos raciones de albóndigas, tortitas con nata, más pan, café y refresco.

 El trío explota todas las rendijas del sistema. El café les sale gratis porque tienen la tarjeta Ikea. El refresco es rellenable, así que comparten un vaso entre todos. Y los días que no hay oferta de albóndigas, se contentan con el menú infantil. «Con eso cenas... Aquí quien pasa hambre es porque quiere».

 Así, algunos han convertido Ikea en una especie de comedor social. En el Ikea de Jerez, tres matrimonios con hijos cenan allí casi todos los días. Piden albóndigas más un refresco para compartir. Los días especiales, añaden un cucurucho de helado para los niños. La familia duerme con el estómago lleno por cuatro o cinco euros.

 «Ni McDonald´s puede competir con esto», coinciden Silvia y Rubén, dos inmigrantes mexicanos que cenan albóndigas y refresco de cola en el Ikea de Hospitalet. «Es bueno. Es barato. Y el lugar es cómodo».

 Cuando fundó Ikea, Ingvar Kamprad solía decir: «Un estómago vacío no compra muebles». Ahora, la crisis ha falseado esta sentencia. Cada vez más clientes utilizan el atajo semioculto que permite saltarse el laberinto de muebles y plantarse directamente en la cafetería. «Muchos sólo vienen a comer», confirman los sindicatos.

 En Ikea no facilitan estadísticas sobre este fenómeno. En cambio, sí que confirman que han modificado su política de precios por la crisis. «Este año hemos reducido los precios de nuestros productos de alimentación más vendidos para que todo el mundo pueda comer comida de calidad a buenos recios», dice Kevin Johnson, director del área de restauración de Ikea.

 Seis millones de perritos, 16 millones de albóndigas... Las cifras de ventas son colosales. En total, sus cafeterías facturaron 55,67 millones de euros el año pasado, un 23% más que en 2009. Y eso que han recortado sus precios, lo que significa que el volumen de comida que han servido crece todavía más.

 En Alcorcón, nada hace intuir esta tendencia. La clientela parece la de siempre: jóvenes que montan su primer hogar, familias cargadas de muebles... Pero, entre el gentío, se detecta a los que sólo han venido a comer. El jubilado que rellena el café tres o cuatro veces. El cuarentón que recicla un vaso de la basura para tomar un refresco gratis. Los clientes que remolonean hasta las 17:00, cuando entra en vigor la oferta de las albóndigas a un euro.

 En el Ikea de Badalona, por ejemplo, un hombre demacrado almorzaba todos los días dos perritos calientes y varios vasos de refresco.

 -Señor, que esto no es sano-, le decía la responsable del tenderete.

 -Ya, hija, pero no puedo permitirme otra cosa.

 Hace semanas que el cliente no aparece a su cita diaria. «Estoy preocupada», admite la camarera.

 De vuelta a Murcia, Puri recuerda a la pareja que pidió cuatro raciones de albóndigas: dos para comer en el momento, otras dos para un tupper.. O el matrimonio de ancianos que, avergonzados, le pidieron comida gratis. «Saqué dinero de la taquilla, me puse a la cola y les invité a cenar...», recuerda.

 «A veces, este trabajo te parte el alma».

4 comentarios:

MARIA dijo...

No tenía ni idea!!
Gracias por la información, realmente esto es muy duro!!
Besos, Mª José

Marián dijo...

Pero cómo es posible que no tomaran medidas a tiempo, es desolador, si esto es duro y además nos puedea a pasar a cualquiera de nosotros o a nuestros hijos..o algún familiar o conocido, la noticia de la señora que se tiró por el balcón porque la iban a desahuciar..¡¡es tremendo!...no tengo palabras....estoy desolada.
Un beso
Marián
http://missbisuteria.blogspot.com

Anilegra dijo...

Alucinante , y triste por una parte , pero por otra , es increible COMO DICE EL REFRAN "EL HAMBRE AGUDIZA EL INGENIO" y nunca mejor dicho
Anilegra Moda Para Muñecas

pazgaitera dijo...

Dios mio, que triste, y pensar que igual en meses cualquiera de nosotros le podría pasar lo mismo, a mi misma, los golpes de la vida son tremendos, pero sinceramente si los responsables de Ikea hacen esto por ayudar a la gente es de agradecer, Bueno de nuestros políticos no vamos a hablar aqui verdad?